De la crueldad al dolor incurable: los duelos de Norma por su hijo fusilado en un crimen de odio. Por Marcela Dal Verme

Néstor Valdez fue asesinado por delincuentes. A la impunidad que otorgan los jueces a los victimarios, se suma el desinterés social por un detalle que, al parecer, quita valor al hecho: la víctima era policía. Esta es la historia de un estigma social que justifica un homicidio perpetrado con saña y alevosía.

Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?