Acompañamiento a víctimas de homicidio

Una de las experiencias más traumáticas que puedan ser vividas, para la que nadie está preparado, es la muerte de un ser querido producida por un acto de violencia.

No hay apoyo, rezos, justicia, restitución o acto compasivo que podrá devolvernos al ser querido perdido para siempre.

Ver: Ley de Derechos y Garantías de las Personas Víctimas de delitos

 

¿Qué hacer primero?

Si Ud. o alguien cercano fue víctima de un delito, siga los siguientes pasos:

 1)    Llame a la autoridad policial (prefijo 911 o el que corresponda a su localidad). La Policía de Seguridad (policía uniformada) convocará a su vez a la Policía de Investigaciones (detectives) y a la Policía Científica (peritos), quienes comunicarán la novedad al fiscal de turno, o a sus delegados desde el lugar del hecho para coordinar el trabajo de campo y de preservación de la evidencia.

2)    En Provincia de Buenos Aires, acuda a la fiscalía a cargo de la investigación (UFI). Averigüe nombre y apellido del Fiscal y del Juez de Garantías actuantes, como asimismo el número de registro de la causa (IPP: Investigación Penal Preparatoria).

3)    Acuda al Centro de Asistencia a la Víctima (CAV). Existe uno en cada Fiscalía General (en la cabecera de los  departamentos judiciales)

4)    Si conoce a un abogado, póngase en contacto con él. Tiene 30 días para formar parte de la causa.

 

Recursos útiles

  • Centros de Acceso a la Justicia de la Nación

http://www.jus.gob.ar/accesoalajusticia.aspx http://www.jus.gob.ar/accesoalajusticia/caj/centros.aspx

  • Centro de Atención y Asistencia a la Víctima de la Ciudad de Buenos Aires

El Centro de Atención y Asistencia a la Víctima brinda asistencia jurídica, psicológica y social a las víctimas de delitos y a quienes, por acción u omisión abusiva del Estado, hayan visto vulnerados sus derechos.

El Centro de Atención y Asistencia a la Víctima fue creado por las leyes Nº 1.216 y Nº 1.224 con el propósito de brindar asistencia jurídica, psicológica y social a las víctimas de delitos y a quienes, por acción u omisión abusiva del Estado, hayan visto vulnerados sus derechos.

Los delitos con los que trabaja el Centro son los detallados en el Código Penal de la Nación, con excepción de los delitos derivados de accidentes de tránsito, de violencia familiar entre particulares, en los cuales la persona damnificada sea menor de 18 años, y delitos contra la integridad sexual.

El concepto de víctima es entendido en un sentido amplio, tomando no sólo a aquellas personas que son víctimas en los términos antes citados sino también a familiares o terceros, que se encuentran afectados y/o en situación de vulnerabilidad. Es por ello que la asistencia, asesoramiento y acompañamiento se brinda a las víctimas directas y a las indirectas.

La función del Centro es brindar asistencia orientada a atender las consecuencias directas del delito -es decir el proceso de victimización primaria- y a prevenir la victimización secundaria y terciaria

 

  • Fiscalías

Fiscalías de la Provincia de Buenos Aires

Fiscalías de la Ciudad de Buenos Aires

Como vivimos la pérdida violenta de un ser querido por homicidio

Perder a un ser querido es perder una parte de sí mismo. Y esa pérdida es la frontera de una vida partida en dos, en un antes y un después. Las secuelas de los homicidios son difíciles de superar. La recomendación para las víctimas es que sean pacientes y tolerantes consigo mismas durante el doloroso, largo y complejo proceso que se termina por sobrellevar, más allá de lo impensable que resulta en un primer momento.

Es fundamental tener en cuenta que no hay dos personas que transiten el duelo por el asesinato de un ser querido de la misma forma, con la misma intensidad o duración. La angustia y el estrés podrán generar un abanico de reacciones. Tenga en cuenta lo siguiente:

No se sienta avergonzado o confundido por estos sentimientos. Todas son reacciones naturales ante un suceso antinatural como es el asesinato de un ser querido.

Sin embargo, desde la experiencia de Usina de Justicia y sus miembros, así como también de estudios realizados con víctimas en diversas partes del mundo, se destacan algunos pasos que podrían resultar de ayuda:

  • Sea honesto con sus sentimientos
  • Identifique una forma segura de canalizar su enojo
  • Admita que puede necesitar ayuda
  • Permítase llorar
  • Otórguese un tiempo para recuperarse
  • No compare su duelo y emociones con las de otro, cada uno es diferente
  • Rodéese de gente que le brinde apoyo y contención
  • No se culpe
  • Atesore los recuerdos y momentos vividos. Compártalos con otros.
  • Si le sirve, escriba sus sentimientos
  • Sea paciente y tolerante consigo mismo, recuperarse lleva tiempo

ver documento completo