USINA DE JUSTICIA PRESENTÓ AMPARO PARA CREAR CÁRCELES EN EL ÁMBITO NACIONAL

SEPTIEMBRE 2021

La Sala IV resolvió «REMITIR las actuaciones a la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de esta Ciudad para la resolución del presente conflicto negativo de competencia. «

El Juzgado Federal de Esquel se decretó incompetente para resolver en nuestro Amparo para la construcción de Cárceles.

AGOSTO 2021

En la audiencia celebrada en el mes de agosto en el Juzgado Federal de Esquel por nuestro Amparo para la construcción de cárceles y ampliación de las actuales, el juez Dr. Otranto decidió iniciar de oficio un habeas corpus por la posible situación de sobrepoblación carcelaria en la unidad de Esquel. En la audiencia informó el Director de la Prisión que había plazas vacantes y que estaban en trámite unas obras de ampliación del sector de Hospital, pero que habían sido paralizadas el año pasado. Con ese informe, el juez dispuso rechazar el Habeas Corpus y reconducir nuestra presentación como Acción de Amparo y declarar la incompetencia por considerar que debe intervenir la Justicia Federal de CABA.
Por otra parte, en CABA la cuestión de competencia ya está en Casación por otros planteos de incompetencia anteriores de otros juzgados del interior. Están a la resolución de la Sala 4.

El juez de Neuquén consideró que, como el objeto de la acción resultaba «comprensivo de una problemática que atañía a todo el sistema carcelario federal y que merecía del control judicial para obtener soluciones los derechos y garantías acordados por el plexo constitucional», con «respuesta» de «organismos que atañen al Poder Ejecutivo Nacional», correspondía la Justicia Federal de CABA (donde iniciamos el Amparo original). El Juez Lijo mantuvo su criterio de «multiplicar» el Amparo en cada uno de los Juzgados Federales del interior donde existen prisiones federales (o sea, en prácticamente todo el país). El expediente será enviado a la Cámara Federal de Casación para que resuelva la contienda y defina dónde tramita nuestro Amparo.


Desde Usina de Justicia hemos iniciado un Amparo para que el Gobierno construya nuevas cárceles y amplíe las actuales. Destacamos los antecedentes históricos de los establecimientos penitenciarios del país y las cifras, guarismos y datos estadísticos oficiales que demuestran cabalmente que la problemática de la “sobrepoblación” y “hacinamiento” carcelario viene existiendo, en forma constante, desde los primeros tiempos de nuestra Nación.

Señalamos que cada vez que se recrudecen los reclamos, en lugar de solucionar el conflicto dando cumplimiento al mandato constitucional de “Seguridad y Sanidad” de las cárceles estipulado en la Constitución Nacional, se dispone la liberación anticipada de detenidos, por lo que la situación no se modifica y el conflicto es cada vez peor, porque la cantidad de detenidos aumenta exponencialmente de a miles y miles, año tras año.

Por lo tanto, solicitamos a la Justicia a que intime al Gobierno a cumplir con su obligación de construir nuevas cárceles y de mantener las actuales en las debidas condiciones de Seguridad y Sanidad, tal como lo establece nuestra Constitución Nacional y los diversos Pactos y Convenios Internacionales suscriptos por Argentina, a fin de proteger los Derechos Humanos de las personas presas y así proteger a las Personas Víctimas de Delitos.

La causa se desdobló en dos procesos: lo concerniente a las cárceles de CABA, se derivó al Juzg. Federal 3 del juez Rafecas y para resolver sobre ele resto de las cárceles nacionales en todo el país, el Amparo se “replicó” en todos los Juzgados Federales de Neuquén, La Pampa, Río Negro, Chubut, Chaco, Jujuy, Formosa, Santa Cruz, Salta y Misiones y en los Juzgados Federales de la prov. de Bs. As. con jurisdicción sobre las cárceles y alcaidias de Marcos Paz, Ezeiza, Lomas de Zamora, La Plata y Campo de Mayo.

Actualmente se está resolviendo planteos de incompetencia que realizaron algunos juzgado del interior del país, que consideran que deberá unificarse todo el trámite del Amparo en un único juzgado.

Nunca antes en la historia judicial argentina se había iniciado un Amparo para solicitar que se construyan cárceles, ya que siempre se accionó (como el Habeas Corpus iniciado por la Defensoría) para pedir por la libertad de los presos porque estaban en condiciones inadecuadas, o para impedir la continuación del alojamiento de detenidos en esas circunstancias.

Nosotros consideramos que la solución de esta problemática, centenaria en nuestro país, se encuentra en cumplir con la Constitución Nacional, por eso exigimos que se intime al Poder Ejecutivo para que cumpla su obligación de ampliar y mejorar las cáceles actuales y construir nuevas cárceles hasta cubrir la respuesta de Sanidad para los personas allí detenidas y de Seguridad también para los detenidos y, fundamentalmente, para proteger los Derechos Humanos de las Personas Víctimas de Delitos y de toda la comunidad Argentina.

La respuesta del Estado ante la creciente sobrepoblación carcelaria siempre es la liberación de presos, incumpliendo los mandatos y las sentencias de la Justicia.
Para terminar definitivamente con este problema, le exigimos a la Justicia que intime al Poder Ejecutivo a cumplir con su obligación constitucional de crear cárceles “seguras” y “sanas”, para garantizar los DDHH de las personas víctimas y también de las personas allí detenidas.